Drones

Las diferentes clases de operaciones con Drones ¿Qué debes saber antes de volar?

Los sistemas de aeronaves no tripuladas (UAS), también conocidos como drones, han experimentado un crecimiento exponencial en los últimos años. Su uso se ha extendido a diferentes ámbitos, desde la industria cinematográfica hasta la agricultura, pasando por la seguridad y la defensa. Sin embargo, su operación plantea ciertos riesgos que deben ser regulados para garantizar la seguridad de las personas y las propiedades. Es importante que los operadores de drones conozcan estas regulaciones y cumplan con los requisitos técnicos y legales correspondientes para evitar accidentes y sanciones en cada país que se dese volar.

La importancia de conocer las diferentes clasificaciones de los pilotos UAS

Es importante conocer las diferentes clasificaciones de las pilotos UAS, porque cada clase tiene diferentes requisitos técnicos y legales que deben cumplirse para garantizar la seguridad de las personas, la propiedad privada y la del espacio aéreo. De esta forma garantizamos la integridad de las personas y cumplimos con los requisitos legales correspondientes en Colombia al operar un drone.

Conocer las diferentes clasificaciones de drones es importante porque ayuda a los operadores a elegir el tipo adecuado para su tarea específica. Por ejemplo, si su objetivo es tomar fotos o videos desde el aire, un drone de Clase A sería suficiente. Sin embargo, si necesita vigilar grandes áreas o realizar trabajos en infraestructuras críticas, puede requerir un drone de Clase B o C. Además, si planea usar su dron para generar ingresos y contenido monetizable a pesar de tener un dron menor a 25 kg, debe certificarse como piloto de Clase B.

Clasificaciones de las operaciones con UAS

Se han establecido diferentes clasificaciones de las operaciones con UAS según el riesgo operacional que representan. Esta clasificación se basa en el peso máximo del Drone, su velocidad máxima y la distancia a la que puede ser operado desde el piloto. De esta manera, se pueden establecer diferentes requisitos y restricciones para cada tipo de operación, según su nivel de riesgo.  Estas clasificaciones se dividen en tres clases: A, B y C.

La Clase A

Representa el menor riesgo operacional y está compuesta por los drones más pequeños y ligeros. Estos drones tienen un peso máximo al despegue (MTOW) de hasta 25 kg y una velocidad máxima de 80 km/h. Además, deben cumplir con ciertas limitaciones técnicas establecidas por la autoridad aeronáutica correspondiente.

Un ejemplo de operación con UAS de Clase A podría ser el uso de drones para realizar inspecciones en infraestructuras críticas como puentes o torres eléctricas. También podrían utilizarse para realizar levantamientos topográficos o para monitorear cultivos. Aunque es importante aclarar que si un dron clase se usa para levantamientos topográficos, y se clasifica como piloto clase B, por lo tanto no puedo volar en la categoría clase A

La regulación que establece los requisitos técnicos y legales para la operación de UAS de Clase A varía según el país. En Colombia, por ejemplo, se encuentra regulada por la Resolución No. 04202 del 2018 expedida por la Unidad Administrativa Especial de Aeronáutica Civil (UAEAC).

Esta resolución establece que los UAS de Clase A no requieren autorización para su operación siempre que cumplan con ciertas limitaciones técnicas. Además, se establecen ciertas restricciones en cuanto a la altura máxima de vuelo y la distancia mínima a la que deben operar de aeropuertos y zonas urbanas.

La Clase B

Representa un riesgo operacional moderado y está compuesta por UAS más grandes y pesados. Estos drones tienen un MTOW superior a 25 kg y hasta 150 kg, una velocidad máxima de 160 km/h o y deben cumplir con ciertas limitaciones técnicas adicionales.

Un ejemplo de operación con UAS de Clase B podría ser el uso de drones para la vigilancia y monitoreo de grandes extensiones de terreno, como plantaciones o bosques. También podrían utilizarse para la inspección de infraestructuras críticas como presas o centrales eléctricas.

En Colombia, la regulación para la operación de UAS de Clase B se encuentra establecida en el Apéndice 13 de la norma RAO 91. Esta norma establece que los operadores deben contar con una autorización previa por parte de la UAEAC y cumplir con ciertos requisitos técnicos adicionales, como la instalación de sistemas redundantes en caso de fallas técnicas.

Clase C

Representa el mayor riesgo operacional y está compuesta por UAS que pueden representar un peligro para las personas y las propiedades en caso de accidente. Estos drones tienen un MTOW superior a 150 kg y deben cumplir con ciertas limitaciones técnicas aún más estrictas.

Un ejemplo de operación con UAS de Clase C podría ser el uso militar o policial en misiones críticas. También podrían utilizarse para el transporte aéreo comercial o para realizar trabajos en altura en infraestructuras críticas.

La regulación para la operación de UAS de Clase C varía según el país y puede incluir requisitos adicionales como la obtención previa del certificado aeronáutico correspondiente.  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.